Sunday, July 21, 2013

(A) por esto.

Admito que algunos cambios de la lengua me fastidian. Algunos más que otros. Por ejemplo, el a del famoso -a por eso- que tanto se frecuenta en España. Sé que la distincción es a caso del objetivo de evitar la distracción entre el -por eso- que refleja un -eso- de idea o motivo y el -eso- que es referente de un objeto directo. Si acaso la ley del menor esfuerzo, que fue algo que mi ex-profesor de lingüística enfatizó recurre a través del tiempo como un factor elemental de la evolución lingüística, sea la lógica detrás de esta nueva configuración léxica para así evitar también la confusión entre los posibles significados de ese -eso- me temo que la articulación nueva de esa -a- se subyuga a la lengua, abriéndole toda la referencia de la semántica a la gramática y, por lo tanto, deslindándonos de nuestro control de interpretación de contextos. ¿Acaso no podemos distinguir?

No comments:

Post a Comment